jueves, 26 de noviembre de 2015

Aprende cómo adquirir un equipo de cómputo usado, actualizarlo, y no morir en el intento

Hace como 10 años me compré una PC de escritorio Gateway 3020M. Hace como dos años me compré una laptop HP655. ¿Que onda con esos equipos?

Pues bien, la Gateway venía con Windows Xp, la escalé a Windows 7, y por último a Windows 10. Y funciona bien, a pesar de que tanto Gateway como Intel afirman que ni siquiera podía escalarse a Windows Vista... Trabaja rápido y cero problemas. Trae un añejo procesador Intel D de 2.8GHz y 4Gb de memoria.

La HP, a pesar de ser un modelo reciente, venía con Windows 7, pero un procesador AMD E-1 de apenas 1.4GHz pero eso sí, con 6Gb de memoria. Cuando me conectaba a Internet con par de cobre ADSL, la velocidad de uso de la red era lento, acorde con la máquina. Pero ya con fibra óptica, la lentitud de navegación era detestable. De nada servía tener una Internet rápida con una máquina lenta.

Comprar un equipo nuevo... ni pensarlo. Yo quería una laptop de al menos 2GHz, pero están caras. Entonces, decidí ver que onda con equipos usados. Hallé dos maquinitas clase empresarial: Una Toshiba Tecra A10 del año 2009, y una HP Elitebook 2530P del año 2011. Usadas y de buen ver.

Ambas cubrían mi necesidad de mayor velocidad de procesamiento (superan los 2GHz). la cosa era ver si podían echarse a jalar con Windows 10. Éste sistema se anuncia como capaz de funcionar en modelos con bajas prestaciones, pero... He ahí el pero. Mínimo se requiere que tales modelos sean capaces de correr Windows 7, por lo de los controladores.

¿Qué se necesita analizar para comprar un equipo usado capaz de correr Windows 10? Esta es mi lista de revisión (o check list, le dicen):

  • Que sea capaz de correr Windows 7. En la página del fabricante del equipo, revisa la sección de controladores. Si tiene para Windows 7, lo más seguro es que funcionará con Windows 10.
  • Que sea apto para tener, al menos, 4Gb de memoria RAM. Esto, porque a pesar de que anuncian que W10 funciona con 1Gb de memoria, la realidad es que para tener una experiencia de uso aceptable, al menos debe poder con 2Gb de memoria (mejor con 4Gb o más).
  • Que el disco duro no esté dañado, con sectores malos o con errores. Esto, porque te implicará más adelante cambiar el disco duro.
  • Que cuente con su batería y eliminador.
  • Que cuente con su licencia. Si no la tiene, deberás comprar una.


Obvio, como son cosas usadas, pues depende que tan confiable sea el vendedor. Hay tiendas que se dedican al arrendamiento de máquinas, las recuperan, las rehabilitan, y las venden. En mercado libre las hallas, y pregunta todo lo que necesites saber.

El caso de la Toshiba Tecra A10.

Esta portátil es de clase empresarial. Cuenta con 4 puertos USB, unidad DVD, y algunas otras cosas que ni se usan (como puerto de módem telefónico, y puerto PMCIA). El sitio de Toshiba ofrece controladores para Windows 7 (originalmente de fábrica venía con Windows Vista). Trae un procesador de 2.5Ghz, y la compré con 4Gb de memoria (de origen solo traía 2)

Mejoras: Memoria de 4Gb, disco duro de 320Gb de 7200rpm (traía uno de 160Gb); licencia original de Windows 8 profesional (esa licencia la compré original a 500 pesitos, cuando Microsoft lanzó a la venta ese sistema operativo). 2200 de la máquina, 350 del disco duro y 500 de la licencia, nos da $3,050.00 pesitos, por una máquina que no le pide nada a las actuales (las que son para trabajo casero y laboral)

Controladores: Los obtuve del sitio de Toshiba. El BIOS es indispensable ponerlo a la última versión (en este caso fue la de 2009). Todos los controladores le quedaron bien, pero tenía el gusanillo de hacer funcionar la utilería de teclado. Pude obtener el controlador para Windows 7 para el teclado, pero me dio problemas de pantalla azul. La utilería del teclado controla el brillo de la pantalla, el modo de hibernación y el apagado del touchpad, pero entró en conflicto con los controladores de W10, aparte de hacer más lento tanto el encendido como el apagado.

(De hecho, algunos modelos de Toshiba recientes entran en conflicto al tratar de actualizar a Windows 10; y la marca recomienda, antes de la actualización, desinstalar todas las utilerías Toshiba, actualizar, y luego desde el sitio obtener e instalar las utilerías para W10)

Como medida de seguridad, antes de instalar un controlador, suelo hacer puntos de restauración. Así, al haberme dado lata el controlador, sólo tuve que restaurar a un punto anterior y asunto arreglado. Ahora enciende y apaga rápido. Trae sistema de 64bit.

Tampoco admite el lector de huellas; lo que no es inconveniente: basta con habilitar desde la BIOS una clave de encendido y listo.

Esta máquina la compré en mercado libre, a una empresa que se dedica al reciclado de portátiles.

El caso de la HP Elitebook 2530P

Esta maquinita es pequeña, y también tiene controladores para Windows 7. De origen solo viene con 2Gb de memoria, y le puse 2Gb más para que funcionara bien. Venía con una batería y un cargador genéricos. No enciende el led de energía ni el del disco duro, pero funciona tanto la energía (la máquina entra a modo de carga) como el disco duro (si no, no funcionaría). De origen usa Windows Vista también.

Mi intención con esta máquina era ponerle un disco duro de más capacidad (el de 160Gb de 7200rpm que traía la Toshiba), pero trae un juguetito que es micro-Sata (los discos ''normales'' de laptop son SATA de 2.5; y el de la máquina es de 1.8. Son caros los de ese tipo y no vale la pena la inversión -están a más de 1200 pesos los rígidos, y los SSD a más de 2000 pesos) Cuenta con solo dos puertos USB y unidad DVD.

Había leído en diversos foros que ambos led (el de energía y el de disco duro) a veces no encienden porque el cargador no es del tipo que debe llevar. Compré uno del que debe llevar, pero aún así no funcionaron los led. 

Al igual que con la máquina anterior actualicé la BIOS y los controladores, además de ponerle una licencia de Windows 7 profesional de 64bit original. Y de ahí, a escalarla a W10. Pero...

Al actualizarla a W10, la máquina comenzó a trabajar muy a fuerzas, y se calentaba demasiado. Pero con el uso y con las actualizaciones, al parecer ''se fue acomodando'', ya no se calienta tanto y ha tendido a trabajar con rapidez. También tare lector de huellas pero ajustando la BIOS, controlas el encendido de la máquina.

1900 de la máquina, 350 de la memoria, 1100 de la licencia, y 200 del eliminador, nos da $3,550.00 pesitos por una maquinita 100% portátil de clase empresarial.

Esta máquina la compré en mercado libre, con un vendedor ocasional con buena reputación en el sitio, y cero detalles en la máquina (salvo lo de los led que no encienden)

Reflexiones

¿Cuanto invertí en ambas máquinas? 3550 + 3050 = $6,400.00. El precio de una sola portátil, nueva, de más de 2GHz está mínimo en 8000 pesos. Y ambas con Windows 10 profesional de 64bit.

¿Por qué insisto en lo de ''clase empresarial''? Existe algo llamado ergonomía, que es el estudio de las condiciones de adaptación de las condiciones de trabajo a las características físicas y psicológicas del usuario. Las máquinas clase empresarial son ergonómicas de modo tal, que no cansa trabajar con ellas, y son caras porque son las que más estudios de adaptabilidad llevan. Ambas portátiles que adquirí y actualicé, traen la carcasa de aluminio y el teclado bastante sólido, además de batería de larga duración (mínimo alcanzan las 2 horas de trabajo; con todo puesto en modo ahorro de energía llegan a las 4 horas). La pantalla es de led antirreflejante permite varias posturas de acomodo para facilitar la lectura.

Ambas portátiles sí que aprovechan al 100% la velocidad de Internet que ofrece la fibra óptica: se conectan rapidísimo, descargan velozmente. Un video de Clarovideo o uno de Yotube lo descarga de inmediato, sin cortes; a pesar de tener modestas gráficas Intel. Trabajar con varios documentos a la vez, utilizar tres o cuatro escritorios (una genial herramienta de W10) es genial. No se puede pedir más a equipos para uso casero y laboral.

Por otro lado, las máquinas de clase empresarial están hechas para aguantar mucho, lo que se dice mucho. Por una empresarial te chutas 3 de uso ''normal''.

También ambas traen un minipuerto WLAN, al que le colocas un chip de celular y a navegar en Internet móvil; lo que resultaría algo ocioso en estos tiempos, ya que casi todos los teléfonos celulares pueden actuar como BAM, o bien, compras tiempo de uso de red WiFi para usarlo en sitios públicos.

¿Y que onda con la Gateway? Pues, como máquina de escritorio, le meto carga pesada, como lo es jugar juegos que usan tarjeta de gráficos medianamente demandantes (tales como Doom 3 y Quake 4); editar videos o fotografías. Su diseño es un híbrido entre máquina casera y máquina empresarial. Con los 10 años que tiene, funciona súper bien. Ésta trae sistema de 32bit, porque algunos programas que utilizo ''no casan'' con sistemas de 64bit.

El pilón.

Ya entrado en el tema, te comento que también eché a jalar dos antiguas PC de escritorio: Una HP 5700sff y una 5800sff. También de clase empresarial (y creo que las últimas fabricadas en México -las etiquetas indican que fueron Hechas en México). Éstas las compré usadas hace dos años.

También para uso casero y de oficina, cuentan con 4Gb de memoria, y procesadores de al menos 1.8GHz. Trabajan geniales y cuentan con controladores para Windows Vista y Windows 7, respectivamente. Ya escaladas a W10, tienen buen rendimiento, funcionan estupendo. No admiten tarjeta de gráficos, pero para el uso que se les da son geniales.

Un truquito para la 5700sff: como sólo llega hasta Windows Vista, algunos controladores pueden fallar, sobre todo el de sonido y el del video. Éstos los bajas del sitio de Intel y funciona en Windows 10.

Ya si quieres una máquina para ponerle tarjeta de gráficos, es cosa de ver en la especificaciones si lo admiten. De ser así, vale la pena la inversión.

Actualmente hallas máquinas empresariales clase HP 6000sff que cuentan de origen con Windows 7 profesional. Y no son caras (al rededor de unos 2500 a 3500, dependiendo el uso, si es sólo el CPU, o si incluye pantalla, teclado, cables y ratón), admiten hasta 16Gb de memoria y tarjeta de gráficos. Con menos de 5000 pesos te haces de una estupenda máquina.

¿Por qué me refiero a HP? Pues, porque son máquinas que he utilizado. Hay de varias marcas, pero es cosa de analizar qué tanto convienen. Quizá también sean de batalla las Lenovo (antes IBM). Ambas marcas de origen eran para empresas, luego arribaron al ámbito casero. Las que eran -en su momento- las de batalla eran las Compaq (baratonas, pero aguantadoras)

¿Conviene actualizar a W10? Yo creo que sí. Es un sistema que hasta este momento se muestra estable, muy fácil de usar; es la última versión de Windows que habrá (según Microsoft); y por lo menos, hasta julio de 2016, será gratuito a quienes escalen de Windows 7 o Windows 8.1

Mi recomendación: Antes de invertir en una máquina nueva, calcula que tan viable sería comprar un equipo usado y escalarlo. Quizá convenga -como en mi caso- comprar uno usado, rehabilitarlo y tener máquina para, mínimo, dos años. Si la Gateway me ha durado 10 años, contimás las demás que son empresariales unos años más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario